Ayron Del Valle: un referente de la historia moderna de Millonarios

Siempre fue de pocas palabras. La llegada de Ayron del Valle a Millonarios fue motivo de incertidumbre en la hinchada, ya que el 2016 no era el mejor año del equipo. Algunos sectores de la hinchada se resistían a creer que un jugador (aunque goleador) de la segunda división del fútbol Colombiano podía ser la solución en materia de juego ofensivo de Millonarios. Otros, decidimos respaldarlo desde el momento en que se oficializó su fichaje, y qué bien que nos respondió a todos.

El día de hoy, con un poco de esa nostalgia que siempre nos embarga a la hora de las despedidas, le decimos adiós a uno más de los grandes jugadores y profesionales que portaron esta camiseta con dignidad: el señor Ayron del Valle Rodríguez.

¿No es para tanto? ¡Pero claro que lo es! 44 goles y 20 asistencias en 127 partidos disputados, el gol más rápido en la historia de Millonarios (10.2 segundos), dos veces Botín de Oro de la Liga Águila: goleador del Finalización 2016 (12 goles), goleador del Finalización 2017 (11 goles) y máximo goleador de Millonarios en la historia de los torneos cortos, título frente a Santa Fe y título frente a Nacional. Números que nos alegran la vida como hinchas, reforzados en la cualidad más bonita del ser humano, y que este jugador posee: la humildad.

Ayron del Valle no solo es un gran jugador, es un ¨tipazo¨, de esos que quieres siempre en tu equipo y, por suerte, en Millonarios lo tuvimos y en su mejor nivel. Profesional, serio, luchador, correcto, colega, sobresaliente por sus habilidades en la cancha, jamás objeto de escándalos, jamás habló de más. No hubo necesidad de besos en la camiseta, ni euforia para con la tribuna, para que supiera el significado del escudo de Millonarios. Nunca negando una gota de sudor, nunca evitando una carrera, o un poco más de sacrificio. Siempre arriba, apretando, acechando, siempre enfocado en mejorar cada día y darlo todo en la cancha, en ser clave; pieza fundamental del once titular.

“No hubo necesidad de besos en la camiseta, ni euforia para con la tribuna, para que supiera el significado del escudo de Millonarios”

¿Cómo olvidar ese zurdazo que nos puso arriba a los 10 segundos frente a América? ¿Cómo olvidar el hat-trick frente a Deportivo Lara que nos revivió la ilusión en torneo internacional? Y, ¿cómo olvidar ese enganche que le saca a Bejarano y lo deja frente al arco, para ponernos en ventaja en la semifinal del Finalización 2017 del que luego seríamos campeones? Nunca se arrugó en momentos decisivos; mantuvo la jerarquía que todo jugador de este club debe tener.

Detrás de toda esa prudencia y sencillez, había un diferente. Una bestia en el área, un goleador neto, un pasador correcto, un líder ofensivo: un influyente en las conquistas. Un jugador sobrio, capaz y con los pies en la tierra, un crack como persona. ¿Un ídolo? No lo sé, son distinciones muchas veces personales. ¿Un referente? Sí. En todo el sentido de la palabra, un referente de la historia moderna de Millonarios.

Solo queda por decir, en nombre de toda la hinchada embajadora, o por lo menos un gran porcentaje de su totalidad, ¡muchas gracias, goleador! Buen viento y buena mar, cualquiera sea su destino; las puertas de esta institución, esta casa y esta familia siempre estarán abiertas a quien honró estos colores, estarán abiertas para Ayron del Valle.

PD. Finalmente, tras la partida del cartagenero, esperamos que, desde arriba, se muevan adecuadamente las fichas en Millonarios 2019 y se concrete un relevo a su altura y a la altura de este club. Y, recuerden, ¡este es el año de Millos!

Isabella Sierra Atencia

@IsaSierra_

Deje una respuesta