Andrés Llinás: De corazón azul, hoy en Valledupar.

FOTO: ValleduparVFC

Puede que para muchos este nombre no suene familiar al mencionarlo, sin embargo, este joven de 20 años, tiene un largo recorrido con las categorías inferiores de Millonarios durante muchos años y ahora hace parte del convenio con Valledupar F.C. No es coincidencia que una de las personas que se encontraba atrás del arco, en el cual Luis Delgado logró tapar un cobro desde el punto penal para darnos la estrella número 14 en nuestra historia, fuera precisamente Andrés.

Ahora en el plantel del equipo de Valledupar, ha accedido amablemente a contarnos un poco de su historia en Millonarios y la experiencia de hacer parte del equipo de las tierras vallenatas.

¿Cómo recuerda el día de la consecución de la estrella 14?

Ese día íbamos a ir al estadio con un grupo de amigos pero me tocó como recogebolas, así que le di mi abono a un conocido. Entrar fue difícil, porque a pesar de tener que entrar dos horas antes, teníamos que ingresar por la misma entrada de la ambulancia en norte, fue muy largo el proceso.

Ya estando adentro, el ambiente se sentía de locos, nerviosismo, tanto que hasta yo como recogebolas lo sentía, porque sabía lo que estaba en juego y lo importante que sería ese día para la historia de Millonarios. Me tocó detrás de uno de los arcos y por eso en el momento de los penales estuve ahí en el que se patearon.

Cuando se acaba el partido salir a festejar con los jugadores que lograron el triunfo fue una alegría inmensa. Luego salimos del estadio con todos mis amigos, invitamos a mucha gente y fuimos a mi casa e hicimos una fiesta.

¿Cuál es su historia en Millonarios?

Yo llego en 2006, cuando tenía 9 años, venía de la escuela de Mario Vanemerak, quien me impulsa a ir a un equipo llevándome a Millonarios, donde consigo quedarme. Hice todo el proceso desde sub 11, pasando por la sub 13, sub 15, sub 17, sub 20, hasta debutar.

Al final del año pasado, a pesar de que me quedaba un año en la sub 20, gracias al acuerdo con Valledupar se acaba mi historia con las divisiones inferiores de Millos.

¿Cómo fue su paso por el Real Madrid (Esp) y el Hellas Verona (Ita)?

Fui al Real Madrid cuando tenía 14 años, porque me invitan luego de verme en un partido con Millonarios. Con el Hellas Verona, cuando tenía 16 años y gracias a estar en la Selección Bogotá, un agente nos hace el contacto para ir a Italia, en dónde estuvimos cerca de 4 meses, pero por problemas de papeles tuve que volver.

¿Cómo recuerda los momentos previos y su debut en el profesionalismo?

Fue un poco inesperado, ya que por ese tiempo estaba viajando mucho con la Selección Bogotá para los Zonales y por eso el debut no estaba en mis planes. Luego de llegar a Bogotá un miércoles, ocho días antes del partido de copa, me ponen a entrenar con el primer equipo. Yo pensaba que Sergio Villareal jugaría, y aunque él estaba en la Selección Colombia en ese momento pensé que a mi me estaban fogueando. Luego viene el anuncio de la lista de convocados y cuándo dan mi nombre la alegría fue inmensa, llamé a mi familia y ellos lo creían menos que lo que yo lo creía.

La experiencia, desde que llegué al hotel y compartí habitación con Fabián Vargas, fue muy buena. Creía que estaba en un sueño, no asimilaba aún lo que me estaba pasando, pues estaba concentrado con el equipo de mis sueños, compartiendo de cerca con un jugador con tanta experiencia y aporte al fútbol profesional como él.

Ya en el partido, cuándo empezó el segundo tiempo, el Preparador Físico me pregunta si estoy nervioso, cuando le digo que no en ese momento, él me dice que ya voy a entrar, ahí si sentí los nervios y la ansiedad por jugar, no recuerdo muy bien los primeros minutos, la gente me gritaba y yo ni siquiera escuchaba, hasta tocar el primer balón sentí que se fue el miedo y entré en el partido. Un sueño hecho realidad.

Luego quedamos eliminados de la Copa en un empate contra Equidad, conmigo como suplente, termina el proceso con Lunari y no se dio de nuevo la oportunidad con el primer equipo.

¿Cómo fue la experiencia en la Sub 20 con “Rolo” Florez?

En el primer año nos elimina Envigado, en octavos, por penales, en ese equipo estaban, entre otros Omar Bertél, Brayan Silva, Juan Camilo Salazar, Jefferson Tarifa, Damir Zamora, Gabriel Díaz, en ese año jugué como volante 6.

Al año siguiente, salen varios jugadores por cumplir la edad, y aunque sigue la misma base del equipo, a mi me ponen como central junto a Breiner Paz y aunque al principio no me gustaba para nada, ya que no sentía muchas ganas, ni esperanza en la posición, con el paso de los partidos me sentí mucho más cómodo. En ese proceso me ayudó bastante el equipo que teníamos, porqué era un equipo técnicamente muy bueno y con grandes individualidades, fue el año en el que mejor equipo teníamos. Todos sabemos que debimos ser campeones del Torneo Nacional, ese año el campeón fue Equidad, un equipo que nos encontramos en todos los grupos y rondas, en todos los partidos les habíamos ganado o empatado, así que luego de eliminar a Cortuluá, que venían como favoritos, el equipo se confió un poquito, lo veíamos más fácil de lo que era, y cuando jugamos de local contra ellos, debimos ganar ese partido fácilmente y en dos disparos al arco de ellos nos hicieron dos goles, luego, en el partido de visitante ellos se encerraron completamente y jugaban a la contra. Nuestro objetivo era ser campeones y no lo fuimos por errores nuestros.

¿Cómo fue ser capitán de ese equipo?

Un privilegio, había sido capitán muchas veces en otras categorías y en el primer año en la Sub 20 fui capitán en algunas ocasiones. Luego con el “Rolo” en el último año tuve la oportunidad.

Yo creo que es lo mismo, ya que en el equipo éramos un grupo de amigos, sin ser menos ni más que los demás, más bien era tener el liderazgo, hablar con la gente y dar la cara en ciertos momentos. El profesor me decía que al ser hincha del equipo, influenciara ese amor a los compañeros, así como ese amor propio necesario para sacar los resultados en los momentos difíciles.

¿Cómo se enteró de la noticia de Valledupar?

Me entero un 28 de Diciembre, me llama Peluffo, diciendome que tengo que estar el 3 de Enero en el aeropuerto, que luego me explican completamente lo que tengo que hacer y que debía llevar.

Ya habíamos hablado acerca del Valledupar cuando se firmó el acuerdo, hubo muchos rumores acerca de a quién iban a llevar ya que eramos bastantes jugadores y todos queríamos ir allá a mostrarnos, así que cuando se acaba el Torneo Nacional Sub 20, yo me acerco a preguntar qué iba a pasar conmigo. Me propusieron renovar y también lo de Valledupar pero no se confirmó nada en el momento, hasta el 28 de diciembre me confirmaron la noticia y quienes serían mis compañeros, le cuento a mis papás y a mi familia.

Muy feliz de poder llegar a Valledupar, a hacer lo que más me gusta que es jugar, poderme mostrar así sea en otro club, para poder volver con más minutos y más experiencia, que es lo que creo que estamos buscando acá todos.

¿Cómo ha sido el cambio en la vida, estando en Valledupar?


El cambio es duro, porque yo llevaba 11 años en Millonarios y uno nunca está preparado para irse del equipo, pero cuando llegué acá, lo hice con la mejor actitud, es algo que yo quería, podría haber seguido con Millos y jugando en la Sub 20, que aún se podía, pero también quería sumar minutos. Las primeras dos semanas fueron un cambio muy duro, Valledupar es muy distinto a Bogotá y aparte no se está con la familia, los amigos, la novia, pero después de ese tiempo uno se acostumbra.

Aprovecho el tiempo acá estudiando presencialmente en la universidad, entonces creo que mi vida sigue parecida, con el cambio que ahora estoy más enfocado en el fútbol, ya no tengo tanta distracción de la vida social, acá mis amigos son la gente del equipo.

Muy feliz en la ciudad, es muy acogedora, la gente es muy querida, todo mundo pendiente de uno y eso da tranquilidad. Fue duro dejar a Millonarios, pero sé que sigo vinculado al equipo, siempre con la esperanza de volver, ya que estuve ahí todos estos años entrenando casi a diario, así que es mi casa y espero el momento para regresar.

¿Cómo vivió el reciente título de Millonarios por la Supercopa?

Ese momento lo viví como un hincha más, fueron con unos amigos a nuestra casa y vimos ahí el partido, con el festejo de los goles como un hincha más de Millonarios. Una alegría inmensa ganar otra copa y más cómo se ganó.

¿Qué tan difícil ha sido adaptarse al clima de Valledupar?

Para uno por ser rolo, el clima es lo más difícil. Aquí se juega a las 3 de la tarde, cuando hay más calor y la temperatura sube a casi 37 grados, así que uno al ser de Bogotá no está acostumbrado a unas temperaturas tan altas y menos para hacer un deporte.

Lo del clima fue muy duro y en lo que más tardé en acostumbrarme, porqué acá así llueva o esté nublado, siempre hay calor y eso lo hace difícil.

¿Cómo es el trabajo con el profe Nilton Bernal?

Con el profe Nilton el trabajo es bastante parecido al del “Rolo” Florez, tienen ideas de juego parecidas, similitudes en su forma de dirigir y de entrenar, eso no ha sido problema.

¿Cómo ha percibido el juego en el Torneo Aguila?

En el Torneo se presiona, se corre y se pega más que en la liga, los partidos no son tan tácticos sino de lucha. Hay muchos jugadores que son “zorros viejos”, jugadores de experiencia que saben como se juegan estos torneos, eso influye mucho.

La mayoría de los equipos son muy experimentados, acá somos jóvenes, el promedio debe estar sobre los 24 o 25 años. Este es un equipo diferente en la B, tratamos no correr tanto, buscar más la posesión que el juego directo.

¿Cómo ha sido el trato de la hinchada?

Quedé impresionado con la hinchada de Valledupar, no pensé que fuera tanta gente a ver a este equipo, menos estando en la B. La gente está muy feliz con este nuevo proceso, nos ha ido bien, las últimas fechas no han sido las mejores, pero estuvimos varias en el primer lugar y de nota el entusiasmo.

Conmigo en especial la gente ha sido cariñosa, creo que porque resalto y me gritan mucho por ser “mono”.

¿Cómo ha sido la experiencia para los compañeros?

Acá estamos aprendiendo, hemos tenido la oportunidad de jugar, todos hemos sumado minutos porque el profesor rota mucho. Creo que nos ha ido bien a todos los de Millonarios.

Jorge Rengifo está de pronto en el mejor momento de su carrera, está dulce con el gol, todo lo que patea va adentro, e incluso los goles que ha hecho, fueron viniendo desde el banco en su momento, así que creo que se va ganando un puesto.

Todos no estamos entrenando bien para jugar, estamos en un buen nivel y a quién pongan va a rendir. No he visto a uno que haya bajado de nivel, que esté fuera de los planes del profesor, más bien al profesor le gusta rotar.

Claramente habrá unos que jugarán más que otros por gustos y por planteamientos. Con el cuerpo técnico se aprende mucho y lo importante es ir cogiendo la idea para ser tenido en cuenta con más frecuencia.

Damir Zamora, Kevin Salazar, Juan Camilo García, Stiven Vega y Brayan Blandón, todos han sumado minutos, y han estado presentes entre la normalidad de una temporada, todos nos encontramos luchando por un puesto.

¿Cómo los ha afectado la ausencia de Russo?

Nosotros acá sí vinimos con la condición de que iban a estar muy encima de nosotros, con alguna visita de Russo presente, pero sin una fecha para eso. Nosotros sabemos que primero está la salud de él y solamente queremos que él se recupere, primero el ser humano y luego nosotros.

Con todo lo que ha pasado con él nosotros no tenemos ningún problema y todo ha seguido igual. En su momento él nos vendrá a visitar, pero por ahora nosotros si bien nos sentimos parte de Millonarios, sabemos que estamos en otro club y entregándolo todo por otra camiseta, así que por más que estemos vinculados, nos tenemos que alejar de esos pensamientos a futuro y estar enfocados en el presente.

Acá vino Peluffo, nos estuvo visitando durante una semana, viendo como estamos viviendo, y sentimos el respaldo frente a cualquier problema o inconveniente de parte de todo el personal en las oficinas de Millonarios.

La única preocupación con el tema Russo, es él como persona. Ya cuando él vuelva, sabemos que nos tendrá en cuenta en un futuro, por ahora sin afán.

¿Qué expectativas tiene a futuro?

Mi expectativa es poder volver en enero a Millonarios y jugar allá. Aunque también hemos hablado que si no está la oportunidad, podríamos ir a cualquier otro equipo en la A, ya que no podemos cerrar nuestras puertas a otro equipo que quiera contar con nosotros.

La idea acá es mostrarnos, nos gustaría volver a todos a millonarios, pero sabemos que va a ser difícil que los 7 tengamos un lugar en enero, entonces el objetivo es sumar minutos, para así cuando Millonarios nos necesite, volver bien.

La meta es progresar, jugar en Millonarios, en otro equipo en la A o incluso por fuera.

¿Cuál es el plan, si vuelve a Millonarios?

Volver para jugar, no volver para estar sentado y tener pocos minutos en el año, tener regularidad, no se digo ser titular, pero sí ser tenido en cuenta. Al que esté le puedo pelear el puesto, como Central o como Volante me siento cómodo.

¿Cómo ve a Millonarios en Liga y Libertadores?

Los torneos no son como se empiezan sino como se acaban, Millonarios no debe estar preocupado, el primer objetivo debe ser entrar a los ocho. El año pasado también estábamos igual en el torneo, al principio decían que no estábamos para nada, que se repartían culpabilidades por todo lado y al final mucha gente tuvo que tragar sus palabras. Este año es parecido, pues la gente está buscando culpables en este momento, cuándo no los hay.

El equipo no está en una crisis, da lo mismo entrar de primeros o de octavos, ya que el torneo no es por puntos y los partidos importantes son los de esa etapa del torneo y ahí es donde a Millonarios se le nota la jerarquía.

¿Un mensaje para las personas que están pendientes de ustedes?

Darle las gracias a la gente. Uno se da cuenta lo que hablan en las redes sociales y lo pendientes que están. Siempre preguntan por uno y están atentos. Eso a uno lo llena de felicidad.

Deje una respuesta